Formas para Convertir el Ejercicio en un Hábito

Para muchas de nosotras, el año nuevo es una época del año cuando hacemos propósitos para estar sanas y hacer ejercicio con regularidad. Si este es el caso para ti, comenzar una nueva rutina de entrenamiento y apegarte a ella puede ser un reto; y tu fuerza de voluntad puede ser puesta a prueba ¡todo el tiempo! Pero tener éxito al crear hábitos saludables no sucederá simplemente por desearlo; en realidad, tú necesitas tener un plan ¡para hacer que suceda!

Crear una rutina saludable es más fácil de lo que piensas

Hay muchas formas de hacer que el entrenamiento forme parte de tu agenda semanal. Ya sea que estés justo comenzando por primera vez o que ya estés recorriendo tu aventura fitness y necesites dar impulso a tu rutina, hay pasos que puedes tomar para convertir el ejercicio en un hábito normal.

Establece objetivos

Fijarte metas es una forma de ayudarte a seguir según lo planeado en cuanto al ejercicio. Yo uso el establecimiento de objetivos como parte de mi rutina fitness y siempre hago que mis objetivos sean específicos. En lugar de decir “quiero estar en forma”, mi consejo es establecer un objetivo más cuantificable. Por ejemplo, lograr hacer 10 flexiones (lagartijas) apoyada sobre los dedos de los pies, sin parar.

Una vez que alcances un objetivo, ¡fíjate uno nuevo! Tu nuevo objetivo puede ser una extensión del progreso que ya has logrado; hacer esto de manera regular te ayudará a mantener tu motivación.

Monitorea tu progreso fitness

Cuando te has fijado metas, puedes usarlas para dar seguimiento a tu progreso fitness. De hecho, las dos cosas ¡van de la mano!

Cumplir los objetivos es un indicador confiable de lo que has logrado y puede ayudarte a que permanezcas enfocada. Pero para hacerlo, necesitas mantener un registro. Puedes hacerlo manteniendo un diario que registre tu progreso comparado contra tus objetivos, poniendo a prueba tu fuerza o con revisiones de salud realizadas con regularidad con tu doctor.

Dar seguimiento a tu progreso puede mostrar lo que ya has logrado. Lo cual es ¡digno de celebrar! Cuando te sientes bien acerca de tu aventura fitness y de salud, es más probable que te apegues a ella, sobre todo si ya sabes lo gratificante que puede ser alcanzar tus metas.

Aprovechar ese sentimiento de éxito puede ayudarte a desarrollar hábitos y a trabajar duro hacia el progreso futuro. Incluso cuando sientes que ¡tienes ganas de darte por vencida!

Encuentra una rutina que te guste

Obligarte a seguir un estilo de entrenamiento que odies no es la manera de establecer una relación saludable con el ejercicio. Creo firmemente que se debe encontrar una actividad que se disfrute hacer. Porque eso significa que sea más probable para uno apegarse a ella. El ejercicio debiera ser disfrutable para ti, ¡no una forma de castigo!

Consíguete un compañero(a) de entrenamiento

Contar con alguien que te apoye personalmente, o alguien que te ayude a seguir rindiendo cuentas, es una muy buena forma de hacer del entrenamiento un hábito. Si tienes una compañera de entrenamiento que te está esperando en el gimnasio. Es menos probable ¡que la dejes plantada! También pueden animarse una a la otra para mantener hábitos saludables en los días en los que la motivación ¡no es tan fuerte!

Si eres mamá, también podrías tratar de hacer ejercicio con tus hijos para permanecer activos como familia y hacerlo parte de tu rutina semanal.

Arma una lista de reproducción fabulosa para entrenar

La música es una parte ENORME de mis entrenamientos. En mi caso, necesito tener una “playlist” de canciones para entrenar que sean de alta intensidad y que estén listas para cuando estoy en el gimnasio. De esa forma son compatibles ¡con mis entrenamientos de alta intensidad!

De igual forma, la música adecuada puede beneficiar tus entrenamientos. Una buena canción puede ayudar a que te sientas motivada. A continuar con el ritmo de los ejercicios ¡y a darle un impulso a tu estado de ánimo! Crea tu propia lista de reproducción con música “levanta-ánimo“, que sea altamente energizante, para darle un fondo musical ¡a tu siguiente entrenamiento!

Prepárate para los retrocesos

Después de comenzar una nueva rutina de ejercicios, es verdaderamente común enfrentarse con obstáculos. Podría ser que no estés viendo los resultados que esperabas en ese punto o puede ser que hayas sufrido una lesión.

Es fácil desanimarse cuando te topas con un obstáculo. Pero en lugar de concentrarte en lo negativo, mira los aspectos positivos de tu nueva rutina. Puede ser que notes que tienes más energía, o tal vez has descubierto lo bien que te sientes después de un entrenamiento. Trabajar por tener una actitud fuerte y positiva te ayudará a reanimar tu perspectiva incluso cuando estés enfrentando desafíos.

Haz que cada paso cuente

¿Haces un seguimiento de tus pasos y actividades? ¡Es increíble lo rápido que llegan a acumularse! Dar seguimiento a tus pasos también puede hacerte más consciente acerca de qué tanto ejercicio “casual” estás haciendo durante el día e incentivarte a hacer cambios pequeños. Tales como tomar las escaleras, para continuar aumentando el conteo de tus pasos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *